jueves, 26 de mayo de 2011

Agua!!!

Ha llovido, y ha sido maravilloso, de verdad. Ayer cuando salí del campus estaba lloviendo, y lo gocé como un chiquillo, dejando que las finas gotas me relajaran mientras esperaba un auto para llevarme a casa. El tráfico se hacía más cómodo, no se notaba tanto la contaminación y el olor a tierra y hierba mojada deleitaba mis sentidos. En la terraza, con el cielo gris, el frescor se apoderaba de mi cuerpo y mi mente, y empezaba a esbozar una sonrisa de satisfacción. Cómo se nota que soy murciano... me puedo tirar horas viendo llover, como las que pasé en mi terraza de la Plaza Preciosa tantas veces y tan bien acompañado, sin hacer otra cosa que disfrutar y sentir cómo un sentimiento de paz y relajación me invade poco a poco. El agua me atrae y me da buenas sensaciones.

Al llegar al edificio, otra buena noticia: se han acabado los cortes de agua desde hoy... ha terminado la época seca. Esto quiere decir que a partir de hoy no me debo preocupar tanto de llenar mis cubos para ducharme o fregar ni tener siempre una botella a mano para lavarme los dientes. Es muy satisfactorio, ya que mi calidad de vida se eleva un poco... ya puedo empezar a usar mi lavadora y debo ponerme manos a la obra otra vez para conseguir mi bombona de butano y relajarme cocinando mis cosas, a mi aire.

El monzón llega ya, y se va notando conforme pasan los días... las temperaturas ya no son tan agresivas, y se agradece, ya que los ánimos se van templando y la racionalidad se va recuperando poco a poco, aunque todavía queda mucho trabajo por delante. Afortunadamente, y según se dice, no va a ser un monzón agresivo y las lluvias van a ser moderadas, con lo que va a ser un otoño agradable... al fin y al cabo, se llama monzón a la época de lluvias que aquí, como en España, coincide prácticamente con el otoño/invierno.

Siempre he preferido un poco de frío, y deseo que llegue el día en que me tenga que tapar con una sábana para dormir... me encantan esas noches frías de invierno en las que te sumerges dentro del edredón y no quieres salir, y esos sábados por la tarde que no te apetece hacer nada excepto tirar de mantita en el sofá haciendo el koala mientras fuera, en la calle, llueve a cántaros.

Amén.

1 comentario: